Historial crediticio y buró de crédito: Todo lo que necesitas saber

Cuando escuchamos hablar del buró de crédito pareciera que nos están hablando de una lista negra donde aparecen todos los “mala paga” para que nadie les preste dinero. Como un tablón acusatorio de clientes morosos. ¿Y es realmente así? 

Aunque pareciera ilógico, de hecho, aparecer en el buró de crédito es muy útil y hasta necesario en algunas ocasiones, para aspirar a recibir tarjetas de créditos o préstamos. Sin embargo, muchos no entendemos bien cómo funciona y por qué es importante tener una buena imagen en él.

Y tú, ¿sabes qué es el buró de crédito y cómo funciona? Aquí te explicamos de manera sencilla y directa lo que necesitas saber para tener un buen historial crediticio. 

¿Qué es el buró de crédito? 

Contrario a lo que muchos piensan, el buró de crédito es una empresa privada, sin relación directa con instituciones gubernamentales, instituciones financieras o negocios comerciales. Su fin es proporcionar información del comportamiento crediticio de personas físicas y morales. 

La base de datos del buró de crédito contiene el historial crediticio de todas las personas que tengan, o hayan tenido algún crédito, y contiene información de los créditos a los que has accedido, la forma y fecha cuando pagaste, si es que te retrasaste con los pagos y el tiempo de retraso, el monto de tu último pago, cuánto se otorgó de crédito y el saldo que debes.  

En sí el buró no decide si se te otorga o no el crédito al solicitante, solo procesa, almacena y mantiene actualizada la información del usuario. Será la institución que presta el servicio o crédito solicitado quien decida en base a sus procedimientos y políticas. El buró de crédito solo servirá como referencia.  

¿Cómo quitar mi calificación negativa del buró de crédito? 

Lo más rápido y efectivo es pagar el total de la deuda que está “manchando” tu historial crediticio. Esto puede suponer un sacrificio, pero tiene sus ventajas: mantener positivo nuestro reporte de buró de crédito como cliente que está cumpliendo con sus pagos. 

Existen situaciones, por ejemplo, con las tarjetas de crédito, cuando el banco nos ofrece una “solución” a nuestra deuda, pagando con “quita”. Esto significa que nos arreglaremos con una filial que se dedica a recuperar deudas de clientes morosos. 

El problema de pagar las deudas utilizando este método es que nuestro historial quedará manchado con una leyenda clave 97, que indica que la cuenta tiene una deuda parcial, o un total sin recuperar. Por lo que podría significar que las instituciones no quieran prestarnos por ver en nosotros un riesgo elevado de morosidad. Esta marca perdura por 6 años en nuestro historial crediticio, así que piensa bien si deseas tener esa mancha en tu buró. 

La Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia y las Reglas Generales emitidas por el Banco de México establecen que para adeudos menores a 25 UDIS ($113 pesos mexicanos, aproximadamente) el registro de la deuda se elimina después de un año. 

Para deudas menores a 500 UDIS ($2,260 MXN, aproximadamente) la deuda perdurará en nuestro historial por dos años. Y para deudas menores a 1000 UDIS ($4,520 MXN, aproximadamente) el registro se eliminará después de 4 años. 

Superiores a los 1000 UDIS se eliminan al cumplir 6 años en el buró, siempre y cuando no superen los $1.7 millones de pesos, no se encuentre en proceso judicial, o seas culpable de fraude en los créditos. 

¿Qué es el historial crediticio? 

El historial crediticio es el reporte digital que se emite por parte del buró de crédito, y en este se pueden analizar datos de los pagos que realizamos (o no) en los créditos a los que hemos accedido.  

Este reporte sirve como antecedente financiero de nuestro comportamiento como clientes, y permite a las instituciones financieras, crediticias o que estén interesadas en otorgarnos algún crédito o servicio, evaluar nuestra capacidad de pago.  

El historial crediticio puede abrirnos o cerrarnos muchas puertas y/u oportunidades, así que es de mucha importancia mantenerlo positivo.    

¿Cómo sé si tengo un buen historial crediticio? 

Para conocer nuestro estatus en el buró de crédito necesitamos descargar el “Reporte de Crédito Especial” desde la página oficial del buró de crédito. Puedes ir al enlace directo haciendo clic aquí. Podrás descargar uno gratis al año para conocer tu puntaje. 

Recuerda que para acceder a tu reporte es necesario tener a la mano el último estado de cuenta de tu tarjeta de crédito, y la información de otros créditos que tengas actualmente, como el de tu auto o hipoteca.  

Dentro de este reporte podrás ver tus datos generales, resumen de créditos, detalles de estos, detalle de las consultas que has realizado a tu historial durante los últimos dos años, e información legal. 

Con este reporte podrás tener una visión clara de tu desempeño como cliente. Si tu historial es negativo tendrás que buscar la manera de ponerte al día con tus pagos y así evitar que se te niegue el acceso a otros productos financieros.  

Mitos y verdades del buró e historial crediticio 

Mito: estar en el buró de crédito es malo. 

Verdad: aparecer en el buró sirve para que nos otorguen créditos fácilmente, siempre y cuando nuestra calificación sea positiva. 

Mito: me borran del buró al pagar mis deudas. 

Verdad: toda la información crediticia de las personas y empresas se queda registrada en la base de datos del buró de crédito por 6 años. Lo que realmente sucede al pagar es que mejora nuestra calificación considerablemente. 

Conclusión

El buró de crédito no es esa lista negra de deudores que a menudo pensamos, sino un historial de nuestro comportamiento como clientes. Estar en el buró con puntaje positivo mejora la probabilidad de que se nos otorguen préstamos, créditos o servicios.  

La manera más común de manchar nuestro historial es atrasándonos con los pagos de la tarjeta de crédito. No pagar a tiempo, o no cubrir al menos del pago mínimo. Por lo que debemos tener especial cuidado con el manejo de nuestras tarjetas de crédito para evitar que nuestra puntuación en el buró sea negativa. 

Si los intereses de tu tarjeta de crédito son tan elevados que estás teniendo dificultad en pagarlos, y temes que esto afecte tu reputación en el buró de crédito, o manche tu historial crediticio, puedes utilizar Yubox para librarte de los intereses y pagar el saldo de tu tarjeta de crédito en cómodas mensualidades fijas, desde 3 a 18 meses. Así podrás estar tranquilo, mantener tu historial positivo y evitar endeudarte más.