Estos son los factores que afectan tu historial crediticio

Desde el punto de vista financiero, el historial crediticio es el factor más importante que debes cuidar si quieres acceder a préstamos y otros instrumentos.

A lo largo de nuestra vida adulta y productiva, son muchas las metas que en algún momento nos planteamos alcanzar, una casa, un vehículo, tarjetas crédito y financiamiento para estudios, entre otros.

Básicamente, el historial de crédito es tu carta de presentación ante las instituciones financieras. Por eso, debes procurar que sea lo más impecable posible. Pero, ¿cuáles son las situaciones que afectan el historial crediticio de una persona? Aquí te damos algunas razones, pero antes aclaremos su concepto y cuáles serían las consecuencias de tener un récord negativo.

¿Qué es el historial crediticio?

El historial crediticio es el informe emitido por una institución especializada, en México el Buró de Crédito, que contiene datos de pago e impago de una persona y su capacidad para liquidar préstamos. En resumen, podemos decir que se trata de tus antecedentes financieros.

Este informe, es pasado a todas las instituciones del sistema financiero para conocer a fondo el comportamiento de cada cliente respecto a sus instrumentos.

Los bancos se basan en los datos emanados del historial para tomar sus decisiones crediticias. De allí, que mantener un buen antecedente financiero deba volverse una prioridad.

¿En qué me afecta el historial crediticio?

Con lo mencionado anteriormente, es claro que el historial crediticio será usado por los bancos para saber si pueden confiar en un cliente o no. ¿Qué puertas puede cerrarte si tienes un récord negativo? Continúa leyendo.

El historial crediticio puede jugar a nuestro favor o en contra en caso de que estemos pensando, por ejemplo, en solicitar cualquier tipo de crédito.

Si tenemos un récord negativo, será imposible acceder a tarjetas de crédito, préstamos para automóviles o financiamiento destinado a negocios y emprendimientos.

¿Qué más afecta?

Es probable que lo primero que nos venga a la mente cuando nos mencionan un mal historial crediticio, es el retraso de los pagos. Sin duda se trata de un aspecto relevante, pero no es lo único.

A continuación, te decimos qué otros comportamientos podrían afectar tu puntuación crediticia.

No pagar a tiempo tus tarjetas de crédito

Una de las razones más comunes por las que personas obtienen una mala reputación a nivel financiero, es por incurrir en retrasos con los pagos de sus compromisos.

El banco te presta dinero a través de los diferentes instrumentos financieros que ofrece, pero es tu deber que luego de haber usado tu préstamo, pagues cuotas más intereses en las fechas establecidas por la entidad.

Si te retrasas con los pagos caes en situación de mora y esta información negativa quedará registrada en el Buró de Crédito.

No tener créditos activos

Aunque no lo creas, no poseer créditos activos puede deteriorar tu trayectoria financiera como cliente, incluso sin importar que en el pasado hayas logrado cumplir con tus compromisos.

¿Pero por qué esto puede afectarme tanto? Si no tienes créditos activos a los bancos se les dificulta poder evaluarte y medir tu comportamiento financiero de forma actualizada.

Ante la falta de datos actuales los bancos no pueden tener certeza si tu buen comportamiento financiero se mantiene vigente o si has cambiado ese status.

¿Qué es recomendable? Procura tener al menos una tarjeta de crédito activa y en ella asociado algún plan de pago del celular o plan de tv por cable. De esta forma, el banco tiene información actualizada sobre tu comportamiento.

Tarjetas e historial crediticio
Photo by Sarah Pflug from Burst. Licencia CC0

Solicitar muchos créditos a la vez

Evita tener demasiados créditos a la vez, sobre todo si no los necesitas, no uses los préstamos como un capricho. Supongamos que hace seis meses te otorgaron dos tarjetas de crédito y hace apenas un mes conseguiste financiamiento para un auto.

Esto lejos de beneficiarte solo dará la impresión, ante el banco, de que no le das un respiro a los créditos. Incluso la institución podría temer que en algún momento carezcas de solvencia para cumplir con tus compromisos ante la cantidad de préstamos paralelos.

¿Qué puede ayudarte a tener una buena imagen financiera?

1. Conocer tu capacidad de pago antes de solicitar créditos

2. No sobregirar la TC

3. Pagar puntualmente

4. Pagar más del mínimo

5. Tener créditos y hacer uso de ellos

6. Usar créditos con responsabilidad

7. Construir un historial crediticio rápido

Conclusión

Si piensas en grande y a largo plazo harás de tu historial crediticio una de tus prioridades. Un buen récord te abrirá las puertas a tarjetas de crédito y préstamos más grandes, ya sea para adquirir casa o abrir un negocio.

No debes ver los créditos con temor, no son peligrosos ni tienen que significar un problema si mantienes en orden tus finanzas y cumples con tus compromisos.

Por otro lado, si ya posees un crédito pero tienes problemas para pagarlo y cumplir a tiempo con las cuotas, entonces te recomendamos evaluar las posibilidades que te ofrece el mercado para salir de dicha situación.

Una buena opción es el servicio que ofrece Yubox, a través del cual puedes diferir el saldo de tu tarjeta de crédito y obtener plazos más cómodos para liquidar la deuda.

Esperemos que estos consejos te hayan sido de gran utilidad para mantener un buen historial crediticio. Recuerda que eres responsable de tu comportamiento financiero y vale la pena hacer todo el esfuerzo para lograr un récord impecable.