¿Tu Presupuesto Personal no está Funcionando? Estas son las Razones

Si ya estás trabajando con un presupuesto personal para manejar inteligentemente tus ingresos y gastos, te habrás percatado que saber cómo se mueve tu dinero es primordial para tener más dinero a fin de mes, a veces sin necesidad de trabajar más.

Pero si aún así no logras salir de números rojos, o si quieres mejorar tu economía aún más, y tu presupuesto personal no te está dando los resultados esperados, hay que hacer algunas modificaciones al mismo o prestarle más atención.

En este artículo te mostraremos qué debes revisar de tu presupuesto personal para hacer que funcione, y logres tus objetivos financieros más rápido.

No has revisado tu presupuesto personal a detalle

¿Qué tan familiarizado estás con tu presupuesto personal? En concepto es un listado de entradas y salidas de dinero. Lo anterior pareciera ser suficiente para manejar tus finanzas personales de mejor manera, pero no ocurre así, ¿por qué?

Porque no basta con saber:

  • ¿Cuánto dinero tienes?
  • ¿Cómo lo obtienes?
  • ¿En qué lo gastas? 

De nada sirve enumerar todos los gastos que has hecho en el mes, si a fin de cuentas no te tomas el tiempo de analizarlo y revisar a detalle lo que te está diciendo.

Tu presupuesto personal no funcionará de nada si lo administras como un checklist. Éste no sirve si en él registras cada entrada y salida de dinero. 

Lo más ideal es que lo utilices en función primordial es arrojarte información para que puedas tomar acciones de acuerdo con el análisis que hagas del mismo.

No estás cumpliendo con el presupuesto

Vamos a suponer que has revisado puntualmente tu presupuesto personal, y planeaste también tomar acción con algunos gastos innecesarios que identificaste por ahí, también excesos que pueden reducirse y hasta alguna entrada de dinero extra.

Todo está muy bien, pero sigue sin funcionar, ¿Qué está pasando? Probablemente disciplina. Sabemos que cambiar los hábitos de compra puede ser muy difícil, sobre todo si afecta directamente en nuestro estilo de vida.

La presión de nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo para hacer una salidita que no está presupuestada, o ese lujito que se te antoja darte, el nuevo gadget que acaba de salir al mercado, o un regalo a alguien especial. 

Todos esos gastos no esperados pueden desestabilizar tu presupuesto personal, y aunque parecieran excepciones, el problema es que los tienes cada mes.

Por supuesto que nadie espera que nos abstengamos de divertirnos, de convivir con los amigos, y de disfrutar la vida. Debes tener en cuenta que ese dinero gastado de improviso hará falta para seguir con tu plan, por lo que deberás recortar de otro lado, o apretarte un poco más el próximo mes.

Gastos hormiga y cómo evitarlos
Business photo created by katemangostar – www.freepik.com. Licencia CC0

No estás ajustando lo necesario

Hay un concepto primordial que debes tener en cuenta: tus ingresos deben ser mayores a tus gastos. En algunas ocasiones los gastos varían mes a mes. Hay que hacer pagos mayores dependiendo la fecha del año (como impuestos), y en esos casos se tiende a tomar de lo ahorrado en meses anteriores.

Esto significa que tu plan no está lo suficientemente ajustado, y que lo que estás ahorrando no resulta suficiente como para tener finanzas sanas y estables. Por lo que deberás considerar también gastos extemporáneos y apretar un poco más los gastos, o aumentar los ingresos.

Es aconsejable que tus gastos no superen el 90% de tus ingresos, para que puedas ahorrar el 10% excedente al mes, o destinarlo a reducir deudas de tarjetas de crédito, tener un fondo para emergencias, o algún gasto fuerte que necesites hacer a futuro.

¿Cómo ajustar el presupuesto personal? 

Primero necesitas distinguir entre los tres tipos de gastos más frecuentes: los gastos fijos obligatorios (renta, tarjetas de crédito, deudas, mensualidad del auto, seguros, etc.), los gastos variables necesarios (servicios, comida, transporte, ropa, etc.) y los gastos discrecionales (cine, café, bebidas, restaurantes, antros, suscripción a plataformas de entretenimiento, comprar películas, etcétera.).

A continuación te explicaremos de qué van y cómo ahorrar ante ellos.

Gastos discrecionales

Los gastos discrecionales son lo primero que podemos disminuir o eliminar de nuestros gastos mensuales. ¿Realmente necesitamos tantas suscripciones a plataformas de entretenimiento? Si tienes varias puedes optar por quedarte con una. 

Las salidas a restaurantes y el cafesito en la mañana con los compañeros de la oficina son un gasto hormiga que no se siente, pero a fin de mes marca diferencia.

Gastos variables

Los gastos variables necesarios son más difíciles de eliminar, pero podemos reducir el consumo de energía y servicios en nuestro hogar, buscar una manera más económica de alimentarnos, no abusar de los servicios de transporte privados o taxis en lo posible, y disminuir los gastos en ropa de marca. 

Estás haciendo trampa con tu presupuesto personal

Auto engañarse no servirá de nada. Es probable que todavía tengas un “gasto culposo” del que no quieras deshacerte. O bien, te haces de la “vista gorda” con ciertos gastos que no quieres incluir en tu presupuesto, por miedo a saber que no vas a cumplirlos.

Como mencionamos antes, la palabra clave para que tu presupuesto personal funcione se llama disciplina. No será fácil cambiar tu estilo de vida, pero en cuanto empieces a ver que te liberas de algunas deudas, o que tus ahorros empiezan a aumentar, te sentirás motivado para continuar.

¿Cómo quitarme gastos de encima?
Photo by Andrea Piacquadio from Pexels. Licencia CC0

Tus gastos son mayores a tus ingresos

Si estás siguiendo el plan “religiosamente” y aun así no ves los resultados esperados, puede ser que el presupuesto necesite reajustarse. Revisa los gastos que has presupuestado, tal vez no sean realistas o los conceptos sean menores a los que esperabas.

También es importante evitar la tentación de gastar más cuando se reciben mayores ingresos, en lugar de ello destine ese excedente al ahorro y pago de deudas. En época de “vacas gordas” lo mejor es no aumentar nuestros gastos y crearnos hábitos de consumo superiores a nuestro nivel de vida.

El principio básico para un presupuesto personal eficaz es que debe haber más ingresos que gastos, y aunque esto parece lógico, muchas personas se acostumbran a vivir un estilo de vida tan caro que están constantemente endeudados con tarjetas de crédito, o préstamos personales.

Si has cortado todos los gastos que pudiste y aún así tu presupuesto está desbalanceado, debes buscar ingresos extra. Estás sobre una bomba de tiempo, y en cualquier momento va a estallar. Necesitas planear bien tu siguiente movimiento.

Si uno de tus gastos es la mensualidad de tu tarjeta de crédito, te damos una opción que puede ayudarte a reducir lo que pagas por intereses: Yubox. Con Yubox puedes diferir el saldo de tu tarjeta, desde 3 hasta 18 mensualidades fijas. 

Conclusión

Tener un presupuesto personal te permitirá administrar mejor tus finanzas, controlar lo que gastas, pagar tus deudas y logar tus objetivos financieros más rápido. Para ello debes enlistar tus ingresos, gastos fijos, gastos variables necesarios y tus gastos discrecionales.

Una vez definido tu plan debes asegurarte de revisarlo constantemente para realizar los ajustes necesarios, apegarte a él lo más posible y medir el resultado obtenido. De esa manera tendrás una mayor probabilidad de éxito y te motivarás para continuar.

Los intereses de tus tarjetas de crédito pueden ser uno de los gastos más fuertes en tu presupuesto personal, por lo que debes ponerle especial atención para que pagues lo antes posible. Yubox te ofrece una manera práctica de diferir el saldo de tu tarjeta en cómodas mensualidades fijas, que pueden ser 3, 6, 9, 12 o 18 meses.